Guía completa para comprobar la calidad de los Cuadros de Nudos Marineros

En el mercado de la decoración náutica usted podrá encontrar muchos tipos diferentes de cuadros de nudos marineros, pero debe saber que no son todos de la misma calidad y no debe dejar que “le intenten vender gato por liebre”.

Por ello le damos algunos consejos que le ayudarán a identificar o saber distinguir las calidades utilizadas en los diferentes cuadros de nudos que pueda encontrar.

1. Cantidad de elementos que componen el cuadro de nudos.

2. Proporción de nudos y otras piezas y miniaturas.

3. Distribución, orden, alineación y simetría de los elementos del cuadro.

4. Sujeción de los elementos del cuadro de nudos

5. Grosor del cristal

6. Sistemas de cierre y precintado.

A continuación detallamos cada aspecto.

   1.- Cantidad de elementos que componen el cuadro de nudos.

Un cuadro con cuatro nudos, aunque éstos ocupen todo el espacio no se puede comparar con otro con un buen surtido de elementos, todos diferentes y de un tamaño adecuado (ni demasiado grandes ni tan pequeños que no se pueda apreciar la elaboración de dichos nudos).

Muchos fabricantes, para abaratar costes y los precios de los cuadros, reducen el número de elementos que ponen en los cuadros y para que no se vea mucho espacio vacío, hacen estos pocos nudos más grandes de forma que llenen todo el cuadro.

Tenga en cuenta que este aspecto es una parte importante del precio final del cuadro de nudos y por esta razón se justifican muchas veces las diferencias de precio entre un cuadro de nudos y otro.

   2.- Proporción de nudos y otras piezas y miniaturas.

Las piezas y miniaturas suelen ser más caras que casi cualquier nudo. Las piezas metálicas, fabricadas con materiales de primera calidad para decoración y para asegurar su durabilidad y que permanezcan en perfecto estado después de muchos años, se les aplica un baño de oro y un baño de protección de metales. En el caso de las piezas de madera fabricadas por nosotros, se elaboran utilizando las mejores maderas (sapelli, haya,…) fabricándolos y tallándolos a mano, empleando muchas horas de trabajo para cada pieza y, finalmente, aplicándole una laca transparente como capa protectora.

Así pues, teniendo en cuenta el mayor coste de las miniaturas, si comprueba la cantidad de piezas en relación con la cantidad total de elementos le resultará fácil distinguir entre un barato cuadro de nudos (con una pequeña selección de SÓLO nudos) y sabrá el porqué de su bajo precio y no lo confundirá con un cuadro de nudos con un buen surtido en cantidad y calidad de nudos, piezas y miniaturas y sabrá que su mayor precio está totalmente justificado.

   3.- Distribución, orden, alineación y simetría de los elementos del cuadro.

Un cuadro de nudos no sólo es una selección de nudos y piezas colocadas de cualquier manera sobre un tablero. En un cuadro, los nudos y demás elementos deben mantener un orden, algunas piezas deben colocarse en unas zonas concretas y no en cualquier sitio y la posición y colocación de los elementos deben obedecer a un diseño previamente estudiado y elaborado.

Para realizar todas estas operaciones, para saber dónde se deben colocar los elementos y elaborar el cuadro con un diseño elegante y con bases fundadas, el personal que se encarga de dicho diseño y elaboración debe contar con amplios conocimientos y experiencia.

Todos estos conocimientos y trabajos de diseño y elaboración cuidada también tienen un coste que, lógicamente, afectará al coste final del cuadro de nudos. Téngalo en cuenta al ver un barato cuadro de nudos que, muy posiblemente, no habrá pasado por un proceso de diseño, ni habrá sido realizado por personal con conocimientos, lo que supone un ahorro muy grande en costes laborales pero también una importante disminución de calidad.

   4.- Sujeción de los elementos del cuadro de nudos.

Si los nudos y piezas del cuadro de nudos no están sujetos con un sistema eficaz, con el tiempo éstos elementos se soltarán, se caerán o cambiará su posición en el cuadro.

El sistema de sujeción a utilizar dependerá del elemento que debe sujetarse (nudos, piezas, etc.) y de la superficie sobre la que se pretende sujetar (tela, carta náutica…).

Nuestro consejo es que en caso de pensar en comprar un cuadro de  nudos, compruebe esta sujeción de elementos agitando enérgicamente el cuadro, dándole la vuelta y agitándolo del revés y, en general, ponerlo a prueba agitándolo de todas las formas posibles.

   5.- Grosor del cristal.

Cuanto más fino es el cristal más barato cuesta y viceversa. Pero sepa también que cuanto más fino es el cristal más fácilmente se puede romper con el peligro para usted y su familia que eso conlleva.

Dado que todo el mundo puede tener un tropiezo y a cualquiera se nos puede caer nuestro cuadro de nudos recién comprado, le aconsejamos que al comprar su cuadro de nudos elija aquellos cuyo cristal tenga al menos 4 m/m de grosor.

Con un cristal de 4 m/m de grosor, por poco dinero más, se asegura usted de que el cristal de su cuadro de nudos no se romperá a no ser que se le dé un golpe bastante fuerte o muchos débiles, mientras que con un cristal de menos grosor es casi seguro que se nos romperá al menor traspié o accidente aún no siendo muy contundente el golpe

   6.- Sistemas de cierre y precintado.

Un cuadro de nudos, normalmente, está compuesto por un tablero de madera forrado con algún tipo de tela o al que se le ha pegado una carta náutica. Sobre el tablero forrado se colocan y sujetan los correspondientes nudos y miniaturas con sus respectivos letreros de nombres. Y finalmente se cierra con un marco, normalmente de madera, con un cristal de forma que permita ver los elementos del cuadro (nudos y miniaturas) y que los mantenga protegidos del polvo, suciedades, insectos que se comen el papel o moscas y mosquitos que pueden entrar y morirse.

Para evitar que entre polvo y suciedad dentro de nuestro cuadro de nudos, todas las juntas deben sellarse mediante un sistema que sea herméticamente efectiva:

1ª Junta: Entre el cristal y el marco:

Normalmente el cristal se pega al marco utilizando siliconas específicas para cristales. En caso de que un cuadro de nudos tenga su cristal fijado mediante este sistema, preste atención a que la silicona recorra todo el perímetro del marco, ya que si queda algún hueco sin silicona éste hueco puede suponer una importante vía de entrada de polvo.

En caso de que para fijar el cristal al marco se haya utilizado otro sistema, fíjese si este sistema asegura que el cuadro ha quedado herméticamente cerrado.

2ª Junta. Entre el marco y el tablero de madera (parte posterior).

Entre el marco y el tablero de madera (sobre el que se colocan los nudos y miniaturas) siempre hay un espacio que puede suponer otra importante vía de entrada de polvo y suciedades. Así pues, no basta con que el tablero se sujete al marco, si no que todo cuadro de nudos debe tener algún sistema que asegure que este espacio también quede herméticamente tapado.

Fíjese en que el sistema utilizado tape bien todo el perímetro de la junta trasera entre el marco y el tablero, y que se trate de un sistema estable y duradero a pesar del paso del tiempo y cambios de temperaturas, etc.

En el caso de los cuadros de nudos baratos, los fabricantes suelen elegir el sistema de cierre y precintado basándose en el menor coste posible (tanto del material como de la mano de obra) y las consecuencias son que desde el primer momento no es eficaz y que además con el paso del tiempo el sistema a de cierre o precintado se despega o desaparece por diversas razones.

Sin embargo, en el caso de un cuadro de nudos de calidad, como el objetivo no es obtener el menor precio posible, el fabricante debe elegir un sistema basándose en que sea eficaz desde el principio y que tras muchos años siga cumpliendo su función, aunque dicho sistema elegido no sea el más barato.

Para saber si el sistema de cierre de juntas o precintado es eficaz y duradero siga los siguientes consejos:

* Desconfíe de cintas adhesivas (como las que utilizan los pintores para proteger las zonas que no se deben pintar). Suelen contener adhesivo que con los cambios de temperaturas o con el paso de los años pierde sus propiedades y las cintas se despegan solas dejando libre la entrada de polvo al interior del cuadro. Además, quien utiliza estos sistemas suele elegirlos porque son más rápidos de montar al llevar adhesivo incorporado y obligan al empleado que realiza esta operación a pegarlos con gran rapidez, lo que muchas veces conllevará el que hayan quedado mal pegados y por lo tanto con huecos de entrada de polvo.

* Un buen sistema son unas tiras anchas de papel con adhesivo (como los que se utilizan para los carteles publicitarios) que para que pegue previamente hay que mojarlos y una vez seco agarra muy uniformemente. Si este sistema es utilizado por personal responsable de que quede bien (y al que se le exige calidad; pero no rapidez ni cantidad) es un sistema muy eficaz y duradero.

* Los fabricantes más responsables, que confían en su sistema de cierre y precintado, no tienen miedo a que los clientes reclamen en caso de que el sistema falle. Por eso suelen utilizar cintas con su nombre preimpreso o utilizan algún sistema para dejar escrito su nombre sobre el sistema de precintado. Por lo tanto, desconfíe de precintos anónimos y decántese por  aquellos en los que pueda identificar al fabricante. Además, si le es posible intente averiguar los datos del fabricante, su país de procedencia, si tiene servicio de atención al cliente o servicio post-venta o si es fácil ponerse en contacto con él en caso de que el precinto se deteriore. Un precinto con el nombre del fabricante nos debe inspirar más confianza, pero de nada sirve si el fabricante está en un país tan lejano que cueste más la reparación que comprar un cuadro nuevo, o si no tiene servicio post-venta o de atención al cliente, o no responde a reclamaciones, etc.

Igual que cuando compra en el supermercado se asegura de adquirir productos de calidad y comprueba las fechas de caducidad, composición de los alimentos, etc. y del mismo modo en que usted diferencia claramente lo que son prendas de vestir de calidad de aquellas que sabe de antemano que sólo las va a poder usar dos veces, ahora ya conoce las pautas para averiguar si el cuadro de nudos marineros que quiere comprar va a ser un elemento de decoración, además de bonito, seguro para usted y los suyos y duradero que además, si es un apasionado de la náutica y la navegación, sabrá valorar el estudio y el diseño técnico con los que ha sido fabricado un cuadro de calidad.